El pilar de la excelencia operativa incluye la manera en la que la organización respalda los objetivos empresariales, además de la habilidad para ejecutar cargas de trabajo de forma eficaz, obtener información sobre las operaciones y mejorar continuamente los procedimientos y los procesos de soporte para ofrecer valor de negocio.