Aunque han ganado espacio en la cobertura educativa en el mundo, los desafíos por cumplir son evidentes en la formación e inserción en el mercado laboral en los campos de las ciencias duras y la tecnología.

Banner Mujer

La diversidad es la esencia de la innovación

Aunque en un ámbito clave para el desarrollo global como el demográfico hay equidad de género (49,59% de los habitantes del mundo son mujeres y 50,41% son hombres según Naciones Unidas), la participación de ambos sexos en la mayoría de dimensiones de la vida se presenta en términos de disparidad.

Luego de 120 años de haber sido instaurado el Día Internacional de la Mujer, la Agenda 2030 de la ONU remarca, entre otros aspectos, que solo 13% de las mujeres son propietarias, solo 24% son parlamentarios, a corte de noviembre de 2018, y en solo dos tercios de los países se alcanzó la paridad de género educativo en el nivel primario.

En este último campo hay más cuentas pendientes. El informe de la Unesco Descifrar el código: La educación en las niñas y las mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés) reveló que, si bien hay avances en la cobertura global femenina en los diferentes niveles de educación, también existen abismos en la capacitación e inserción laboral en los campos relacionados con las ciencias duras y la tecnología.

El informe plantea que se ha generado un entorno de desigualdad por razones como la discriminación, sesgos culturales, normas sociales y entornos contrarios a los intereses femeninos cuyo efectos históricos se evidencian en asuntos como, por ejemplo, que solo 17 mujeres han ganado el Premio Nóbel de física, química o medicina desde 1903 frente a 572 hombres, o que solo 28% de los investigadores en el mundo son de género femenino.

“La falta de representación que afecta a las niñas en las ciencias, la tecnología, la ingeniería  y las matemáticas (STEM por sus siglas en inglés) está profundamente enraizada y frena su progreso hacia el desarrollo sostenible”, plantea Irina Bokova, directora general de este organismo de Naciones Unidas.

En efecto, según remarca el informe, el género femenino representa apenas el 3% de los graduados de carreras del área de las Tecnologías de la Comunicación e Información (TIC) en los cinco continentes.

Para darle un vuelco a estas dinámicas y posibilitar un real acceso de las niñas y mujeres a las carreras STEM, entre las recomendaciones, se plantea que haya “respuestas holísticas e integradas”, transversales a los diferentes sectores y grupos de interés, y atractivas para este segmento poblacional.

“Esto exige voluntad política, capacidades fortalecidas e inversiones para encender la chispa del interés femenino y cultivar sus aspiraciones para profundizar sus estudios y finalmente ingresar a las carreras STEM”, destaca la Unesco.

Fórmula para atacar el desempleo

En un contexto en el que la crisis sanitaria, próxima a cumplir un año, provocó una caída del 5% en la tasa global de ocupación femenina según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se hace prioritaria la intensificación de intervenciones de diversa índole para generar las condiciones óptimas que les facilite ingresar en los escenarios de capacitación y posteriormente al mercado global.

Leonardo Suárez, CEO de Clouxter, plantea que “es vital la democratización de los espacios formativos en las ciencias duras y tecnológicas para las mujeres. Este proceso es fundamental porque estos saberes son básicos para alcanzar el progreso de las naciones. En este orden de ideas se requiere de más acciones eficaces de los gobiernos y la sociedad civil para que el proceso sea posible”.

En dicha vía, esta empresa tecnológica colombiana, líder en el mercado nacional de cloud computing, ha participado en iniciativas como, por ejemplo, la entrega de becas de formación a futuros empleados, incluyendo mujeres, con el fin de que puedan mejorar sus competencias y de esta forma aumenten las posibilidades de insertarse en el mercado laboral.

“Este tipo de actuaciones hacen parte del ADN corporativo de nuestra firma y contribuyen a fortalecer la participación activa de la mujer en procesos la transformación digital y el trabajo remoto que, en las actuales circunstancias, se han expandido como nunca antes en la historia”, explica Ricardo González, CTO de Clouxter.

Con cerca de 3.805 millones de mujeres en el mundo, la capacitación e inserción laboral en campos de las ciencia, tecnología, ingeniería y matemática es una de las principales cuentas pendientes, cuyo cumplimiento ofrecerá más razones para celebrar el Día internacional de la mujer con alborozo.